Se necesita urgentemente un plan global para financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, según el nuevo informe de SDSN - SDSN México | Red de Desarrollo Sostenible MX2030

Se necesita urgentemente un plan global para financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, según el nuevo informe de SDSN

Hoy se ha publicado el Informe sobre el Desarrollo Sostenible (SDR, por sus siglas en inglés), que incluye el Índice y los Paneles de los ODS, y que hace un seguimiento del progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en todo el mundo. El informe muestra que las múltiples y simultáneas crisis internacionales han detenido el avance de los objetivos universales adoptados por todos los países miembros de la ONU durante la histórica cumbre de 2015.   

“Cincuenta años después de la primera Conferencia de la ONU sobre el medio ambiente humano, celebrada en Estocolmo en 1972, los principios fundamentales de los ODS, a saber, la inclusión social, la energía limpia, el consumo responsable y el acceso universal a los servicios públicos, son más necesarios que nunca para responder a los grandes desafíos de nuestro tiempo. Los países pobres y vulnerables se están viendo especialmente afectados por las múltiples crisis sanitarias, geopolíticas y climáticas y sus repercusiones. Para restablecer y acelerar el progreso de los ODS, necesitamos la cooperación mundial para acabar con la pandemia, negociar el fin de la guerra en Ucrania y asegurar la financiación necesaria para alcanzar los ODS”, afirma el profesor Jeffrey D. Sachs, presidente de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN) y autor principal del informe.”  

Por segundo año consecutivo, el mundo deja de avanzar en los ODS. 

Las múltiples y simultáneas crisis sanitarias, climáticas, de biodiversidad, geopolíticas y militares suponen un gran retroceso para el desarrollo sostenible a nivel mundial. La media mundial del Índice de los ODS ha disminuido ligeramente en 2021 por segundo año consecutivo, debido en gran parte al impacto de la pandemia en el ODS 1 (Erradicación de la pobreza) y el ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico) y a los malosresultados en los ODS 11, 12, 13, 14 y 15 (objetivossobre clima, biodiversidad y desarrollo urbano sostenible). Además de sus enormes costes humanitarios, los conflictos militares  ‐incluida la guerra de Ucrania‐ tienen importantes repercusiones internacionales sobre la seguridad alimentaria y los precios de la energía, que se ven amplificadas por las crisis del clima y la biodiversidad. También desplazan la atención de la reflexión y las inversiones a largo plazo. La paz, la diplomacia y la cooperación internacional son condiciones fundamentales para que el mundo avance en los ODS hacia 2030 y más allá. 

El Índice de los ODS de 2022 está encabezado por Finlandia, seguida de tres países nórdicos  ‐Dinamarca, Suecia y Noruega‐ y los 10 primeros son países europeos. Sin embargo, incluso estos países se enfrentan a grandes retos para alcanzar varios ODS. En general, Asia oriental y meridional es la región que más ha avanzado en los ODS desde su adopción en 2015. Bangladesh y Camboya son los dos países que más han avanzado en los ODS desde 2015. En cambio, Venezuela es el país que más ha retrocedido en el Índice de los ODS desde su adopción en 2015.  

Se necesita urgentemente un plan global para financiar el desarrollo sostenible. 

La consecución de los ODS es fundamentalmente un programa de inversión en infraestructuras físicas (incluidas las energías renovables y las tecnologías digitales) y en capital humano (incluida la sanidad y la educación). Sin embargo, la mitad más pobre del mundo carece de acceso al mercado de capitales en condiciones aceptables. Los países pobres y vulnerables se han visto muy afectados por las múltiples crisis y sus efectos secundarios. Las crecientes presiones presupuestarias, el aumento del gasto militar y los importantes cambios en las prioridades estratégicas, especialmente en los países europeos, podrían reducir los fondos de desarrollo disponibles para apoyar el desarrollo sostenible a nivel mundial. En este contexto, el informe presenta un plan de cinco puntos para financiar los ODS a nivel mundial. Subraya el papel clave del G20, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) para ampliar la financiación de los ODS a nivel mundial.   

En el punto medio del camino hacia 2030, los esfuerzos y compromisos políticos para los ODS varían enormemente. 

En el punto medio del camino hacia 2030, la integración de los ODS en las políticas, la legislación, los presupuestos, los sistemas de seguimiento y otras políticas y procedimientos gubernamentales sigue siendo muy diferente en los distintos países. Entre los Estados miembros del G20, los Estados Unidos, Brasil y la Federación Rusa son los que menos apoyan la Agenda 2030 y los ODS. En cambio, los países nórdicos muestran un apoyo relativamente alto a los ODS, al igual que Argentina, Alemania, Japón y México (todos ellos países del G20). Algunos países, como Benín y Nigeria, por ejemplo, presentan grandes carencias en su Índice de ODS, aunque también obtienen puntuaciones relativamente altas por sus esfuerzos políticos. Curiosamente, tanto Benín como México han emitido bonos soberanos para los ODS en los últimos años con el fin de aumentar sus inversiones en desarrollo sostenible. 

Por segunda vez desde su adopción en 2015, los Estados miembros de las Naciones Unidas se reunirán en septiembre de 2023, en paralelo a la Asamblea General de las Naciones Unidas, para celebrar la Cumbre sobre los ODS, con el fin de definir las prioridades para restaurar y acelerar el progreso de los ODS para 2030 y más allá. Unos objetivos, estrategias y planes nacionales ambiciosos y sólidos son cruciales para convertir los ODS en una agenda de acción.   

Otras conclusiones del Informe sobre Desarrollo Sostenible 2022: 

● Los países ricos generan efectos secundarios internacionales negativos, especialmente a través del consumo insostenible. El Índice de Efectos Secundarios de 2022 incluido en este informe subraya cómo los países ricos generan efectos secundarios socioeconómicos y medioambientales negativos, incluso a través del comercio y las cadenas de suministro insostenibles. 

● Las nuevas alianzas e innovaciones que surgieron durante la pandemia de COVID‐19, incluyendo la cooperación científica y los datos, deberían ampliarse para apoyar los ODS. La ciencia, las innovaciones tecnológicas y los sistemas de datos pueden ayudar a identificar soluciones en tiempos de crisis y pueden aportar contribuciones decisivas para hacer frente a los grandes retos de nuestro tiempo. Para ello es necesario aumentar y prolongar las inversiones en capacidades estadísticas, I+D y educación y competencias. 

 

Desde 2015, el Informe sobre Desarrollo Sostenible (SDR) proporciona los datos más actualizados para seguir y clasificar el rendimiento de todoslos Estados miembros de la ONU en los ODS. El informe ha sido redactado por un grupo de expertos independientes de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), dirigido por su presidente, el profesor Jeffrey Sachs.